Recién he conocido de la existencia del “Proyecto Ixtlán”, un proyecto, que de alguna manera he estado esperando por treinta años. El proyecto en cuestión persigue el objetivo de crear una serie animada basada en los libros de Carlos Castabeda.

Yo pude leer esos libros en los años ochenta, y desde entonces los he estado leyendo todos, una y otra vez con regularidad.

Para los que no conocen esos libros, aquí va una descripción breve de ellos.

Las Enseñanzas de Don Juan

Así se titula el primero de los libros publicados por Castaneda en 1968. Los libros describen las experiencias del autor en el aprendizaje del sistema de conocimiento de los indios yaquis.

Así dicho, pudieras pensar que no hay nada extraordinario en esos libros, pero la realidad, supera cualquier expectativa. Parte del entrenamiento y técnicas mostradas en los libros están dirigidas a que el aprendiz tome conciencia de que el mundo es una descripción. Una vez alcanzado este punto en el aprendizaje, es posible entonces acceder a otra realidad, lo cual nos han enseñado desde pequeños a descartar.

Desde su publicación los libros han creado una fuerte polémica, acerca de la veracidad de lo narrado, así como de la manera en que Castaneda devela todo el sistema de conocimiento de los yaquis.

Don Juan (Matus)

Don Juan

© Image by Ixtlan Project

(Don) Juan Matus es el nombre del instructor de Castaneda. Es un indio yaqui que vive en el desierto de Sonora, al sur de California. Y se define así mismo como un brujo, u hombre de conocimiento.

Las enseñanzas tienen como objetivo hacer que el aprendiz sea capaz de detener el dialogo interno, para así poder llegar a la totalidad de sí mismo.

El Tiempo…

Me resulta imposible explicar todas las influencias  que la obra de Castaneda tiene con “Arenas del Tiempo”. Sin embargo, la introducción al “Proyecto Ixtlán” lo hace de manera genial, usando las palabras de Don Juan. El vídeo está en inglés, así que debajo de este les dejo una transcripción al español de lo que en este se narra.

Transcripción

El Tiempo…

El Tiempo crea este mundo. Él determina nuestra realidad, como si fuera un artista que delinea los contornos de una futura imagen.

Cada momento es como si fuera el trazo de un lápiz, que crea estructura y orden a partir del caos infinito y la nada.

El Tiempo nos controla, nos hace vivir y morir, nos hace cambiar…

Desde el primer momento de la existencia humana, los hombres se han estado esforzándose por conseguir el conocimiento, tratando de superar lo imposible.

Sintiendo su conexión con lo desconocido, descubriendo sus caras “ocultas”.

Consiguiendo cada día nuevos descubrimientos, nuevos conocimientos.

El hombre ha creado el lenguaje como una manera para transferir la experiencia. La palabra devino la descripción del mundo.

La habilidad de domar las fuerzas de lo desconocido que previamente habían provocado temor y estremecimientos.

Con el desarrollo del lenguaje, la ciencia se desarrolló también… el mundo estaba cambiando.

La racionalidad comenzó a prevalecer en la persona, sin dejar espacio para las maravillas de los misterios insondables.

La gente olvidó su naturaleza dual, dándole la espalda al mundo de los presentimientos y las emociones, y han dado la bienvenida al mundo del aburrimiento.

Parecía como si el intento y el espíritu les hubieran abandonado para siempre…

Pero a pesar de todo, en algún ligar lejano, en lo profundo de sus sueños, el hombre estaba desesperadamente buscando una manera de despertar.

Después de todo en un mundo donde la muerte es el cazador, no hay tiempo para arrepentimientos o dudas.

El tiempo queda solo para descubrir el misterio de nuestra verdadera naturaleza y mantener el balance entre el dolor de ser humano y la maravilla de ser un hombre.

Yo soy Juan Matus, a su servicio.

¿Y ahora qué?

Primero, les pido que visiten el sitio web del “Proyecto Ixtlán” para que puedan conseguir más información acerca de este y también para que ayuden con sus donaciones a hacerlo realidad.

Segundo, si no has leído los libros, creo entonces que llegó el momento de zarandear todo eso que crees es la verdad o la realidad. Los libros se leen… se devoran rápido, y una vez lo hagas, te verás retornando a ellos y comenzando a practicar las técnicas que en ellos se enseñan.

Tercero, si ya llevas un tiempo leyendo “Arenas del Tiempo” debes haber notado que hacemos referencia constante al cambio, a la casualidad, el destino. Ahora puede que empieces a darte cuenta que perseguimos el objetivo de que enfrentes a la realidad cotidiana y cuestiones todo lo que te han dicho acerca de ella,

Cuarto, no somos aprendices de brujos, pero al menos estamos dispuestos a morir en el intento.

Sí todavía estás aquí queriendo leer más… pues nada nos vemos pronto por acá…

Ciao… Auswieder sehen… Bye… Adiós…

Referencias

[1] WikipediaCarlos Castaneda
[2] Ixtlan ProjectSirio Web oficial