Arenas del Tiempo

Menú Cerrar

Puede Pasar…

Muchas cosas me dan, miedo, no era así por naturaleza… sabrás que la vida te cambia.

A todos nos ocurren cosas en la vida, algunas se quedaran como un déjà vu, sin poder superar, por circunstancias que no vienen al caso, cuando menos no en esta historia. Otras serán mucho más adversas que esta… siempre habrá de todo, como cuando escuchas en la radio que matan a una anciana de 60 años, por robarle las muletas. Qué pueden valer unas muletas contra una vida? O que asaltan a un niño de 8 años, que primero no debiera estar trabajando, para robarle lo que ha ganado en el día vendiendo montes, para ayudar al sustento de su familia, terrible no?

Piensas que a todos les ocurre, menos a ti, hasta que estas allí…

De pronto, alguien toca a tu puerta, y dicen…

  • Policia, policía…

Sin aún no entender, les pides que salgan de tu casa, que les hablas afuera, cuando ya estas, con la pistola en la cien…

Y tu vida cambio para siempre!

Te toman del pelo, te patean, de cabrón para arriba, amenazan a tus hijos, los amarran, no puedes hacer nada o los matan, igual difícilmente una persona común, puede hacer algo contra seis personas armadas.

No creas que es de noche, es domingo a las 12:30, a plena luz del día.

Piensas que es el tiempo más impotente y largo de tu vida. Si tan sólo estuvieras solo, pero están tus hijos, no puedes soportar verlos encañonados, amenazados.

Al diablo con todo, les das las llaves del vehículo y todo lo que piden aunque han volteado toda la casa, pero no puedes ver más como patean a tus hijos, eso es más allá, y claro siempre hay principiantes, de los 6 asaltantes, 2 son novatos, los que tienen a tu familia, se ve que les tiemblan las manos con las armas, son los verdaderamente peligrosos, en cualquier momento se les puede ir un tiro y no podrás ver impotente morir  a alguién de tu familia, menos a tus hijos.

El tiempo se hace de hule, van más de 20 minutos, en este tira y encoge, mientras se llevan todo lo que pueden en tu vehículo, eso es lo de menos, solo quieres que se vayan. No más golpes, no más te vas morir cabrón.

Siguen allí, no hay rincón en la casa que no revisen, todo se lo llevan, no importa,  con ellos se han llevado tu paz, tu tranquilad para siempre jamás.

Cuarenta minutos, siguen allí,  parece que ya van terminando con el saqueo, debes conservar la calma.

Tu familia llora amarrada de pies y manos, amordazada con corbatas, golpeada y maltratada…

45 minutos, encienden los vehículos, al fin se van…

No sabes si han ido todos, si regresaran… estas amarrado, pero todos están vivos aún…

Dejas pasar 10 minutos y empiezas a tratar de desamarrarte, te duele todo, no importa… se han ido.

Cierras todo, hasta las cortinas (que no te protegerán de nada, será un instinto de privacidad tal vez)

Desamarras a la familia, pides ayuda a familiares, llamas a la policía…

Tu vida nunca será la misma, ni la de tus hijos…

ahora te compañaran la ansiedad, el miedo, el estress post traumatico

 

La policía llego 6 horas más tarde hizo un “parte policiaco”, y si te vi no me acuerdo.

El vehículo apareció 3 días después, y hubo que pagar al predio de la policía para que no lo desmantelaran, en lo que se podía retirar.

Dinero, las cadenitas, etc. Jamás se supo más. Computadoras, TV, teléfonos celulares, se los chupo la tierra, como a los tipos.

Siete días más tarde, toca a un funeral del esposo de una amiga, cuyo asalto fue muy similar,  las descripciones y modo del asalto, parecía una réplica de lo que  pasó. La diferencia, es que él, pensó que se habían ido y fue a cerrar la puerta del garaje, y creyeron que les seguía, sin pensarlo dos veces, le metieron un tiro en el estómago, enfrente de su niño de 4 años.

Demás está decir, que tampoco atraparon esta vez ya no a los asaltantes, sino a los asesinos.

 

No sólo puede pasar, ocurrió, y continúa pasando.

  • Historia Real