Arenas del Tiempo

Menú Cerrar

Page 2 of 16

Aferrarse…

Aquel que no se aferra a nada, lo posee todo. Alejandro Jodorowsky

 

Aferrarse: 

  • agarrarse con fuerza a algo
  • mantener e insistir con firmeza en una idea
  • no querer soltar algo inmaterial

Alejandro Jodorowsky

Vivimos Rápido

 

Vivimos esperando
a que la vida nos espere.

La vida es lenta, muy lenta,
y nosotros vamos rápido, muy rápido.

Comemos rápido,
hablamos rápido y dormimos rápido,
mientras la vida no entiende
de esos espacios temporales estresados.

La vida es eso que pasa
mientras nosotros corremos.

Vivimos esperando el momento perfecto,
sin utilizar el momento y hacerlo perfecto.
Ese momento donde nos preocupamos más
por lo material que por nosotros mismos.

Vivimos esperando
que la jornada termine para llegar a casa,
vivimos esperando que sea viernes
(olvidando que el que no es feliz un miércoles
tampoco lo será el fin de semana).

Vivimos esperando que lleguen los puentes,
las vacaciones, el verano…

Vivimos esperando que pase algo,
y lo único que pasa
es la vida.

Autor: César Poetry

Sobre Las Ruinas – Arturo Capdevila

Ayer pasó la muerte por mi casa…
Se hizo una noche solitaria en torno,
y en medio de las sombras de la noche,
se hacinaron escombros sobre escombros.
Leer más

No Dejes…

Considerado por muchos el padre del verso libre, Walt Whitman  (1819 – 1892) fue un escritor estadounidense muy prolífico e influyente que supo moverse con gran habilidad en sus escritos entre el trascendentalismo y el realismo filosófico. Fue duramente criticado y censurado en su época por la alusión explicita a su sexualidad en varios de sus escritos.
Leer más

Monotonía…

“Simplemente trataba de romper la monotonía de mi existencia…”

  • Cambio de hábitos, incluso de país por unos días… y nuevamente al tiempo, se encuentra acá, sentado, viendo pasar la vida…

Leer más

La imaginación

“La imaginación es la única arma en la guerra contra la realidad.”
–Alicia en el País de las Maravillas

El Corazón en la Tierra

Allí estábamos parados uno frente al otro, debajo de un cielo intensamente azul… frio… ventoso. Con aquella estúpida rendija en el suelo que nos separaba unos 6 metros. Sin poder abrazarnos, sin poder besarnos.
Leer más