Mi amor vendrá
y abrirá de repente sus brazos
para estrecharme en ellos,
comprenderá mis miedos, observará mis cambios.

Desde la negra lluvia, desde la densa oscuridad,
sin siquiera cerrar la puerta del taxi,
subirá la vetusta escalinata,
ardiente de amor y alegría.

Entrará sin llamar, tomará mi cabeza entre sus manos
y de una silla su abrigo azul de piel
resbalará dichoso.

Autor:  Yevgueni Yevtushenko