Entrevista a Lech Walesa

Lech Walesa habla sobre la transición democrática en Cuba

“en Cuba hay demasiados líderes dentro de la oposición”
–Lech Walesa

He estado en contacto continuo con la oposición cubana, he intentado darles consejo, pero por alguna razón no me hacen caso, y creo que Cuba debería adoptar otras maneras de luchar contra el régimen”.

En Cuba hay demasiados líderes dentro de la oposición y no hay individuos lo suficientemente poderosos, por lo que creo que la tragedia cubana recae en que hay demasiados líderes, dijo el ex presidente polaco Lech Walesa en entrevista con Vanessa Ruiz, de Televisión Martí.

Para muchos, Walesa es una figura polarizante, brusco y de poco tacto al hablar, pero por otro lado es considerado el líder indiscutible de la transición a la democracia en Polonia, durante la década del 80 al 90.

Pero, más allá de ello, lo que nadie puede negar es que este hombre, quien fuera presidente de su país de 1990 a 1995, dirigió a más de 10 millones de polacos hacia la libertad, en una odisea que provocó la caída, uno a uno, de los países que formaron el bloque comunista como satélites de la antigua Unión Soviética.

Durante la entrevista con Televisión Martí, Walesa no tuvo pelos en la lengua para referirse a la situación de la isla, pero al mismo tiempo habló a los cubanos como un hermano que entiende el régimen que padecen.

“La mayoría de las personas en Cuba están en contra del régimen, pero lo que no han podido hacer es integrarse y organizarse, son incapaces de actuar y tomar proyectos para enfrentar a ese régimen”

Según Walesa, esa incapacidad de unión es lo que ha impedido un cambio verdadero en la isla y agrega que esa unión fue esencial para que su movimiento Solidaridad fuera no sólo la primera organización sindical independiente en el bloque comunista, sino un factor exitoso en el derrumbe del sistema.

Testigo de las revueltas obreras de 1970 que se saldaron con manifestantes muertos a manos de la policía, Walesa se convirtió en el líder de las protestas en el astillero de Gdansk, en las que muy pronto se introdujeron demandas de tipo político, y llevaron a que el régimen comunista cediera y firmara un acuerdo con los líderes obreros, permitiendo así a los trabajadores tener el derecho de organizarse libremente.

Walesa, que recibió el Premio Nobel de la Paz en 1983, dijo que ha recorrido un camino lleno de altibajos, muchas veces difícil, lleno de desilusiones, de mucho trabajo y sacrificio, algo que, agrega, aún no ha visto materializarse del todo en Cuba.

“He estado en contacto continuo con la oposición cubana, he intentado darles consejo, pero por alguna razón no me hacen caso, y creo que Cuba debería adoptar otras maneras de luchar contra el régimen y buscar soluciones positivas. Creo que todos los cubanos deben visualizar cómo sería el país bajo un gobierno diferente, cómo podrían ganar más dinero y tener mejores trabajos y mejores negocios en un país con un régimen transformado”.

“Debería ser una visión detallada a tal punto de que en las ciudades y pueblos ya debería de haber gente ofreciéndose para ocupar las nuevas posiciones. Nuevos cargos dentro de esa realidad transformada”.

“Ahora es el momento para prepararse, para estar listos hasta el punto de que individuos específicos deben ser designados a puestos específicos, y es el momento de hablar con el pueblo y preguntarles si están dispuestos a participar en el desarrollo del país porque creo que en dos años habrá elecciones democráticas, hay que estar preparados, pues si no hay preparación a la caída del régimen de los Castro, será un caos”.

Walesa tiene un mensaje para los cubanos: “Que por favor se pongan a trabajar en serio para él poder ver de una vez por todas una Cuba libre, creo que es realmente escandaloso que un país tan bello no esté disfrutando de su potencial, del desarrollo que merece.”

Atinado Comentario del Vice-Ministro de Defensa del Gobierno Constitucional Cubano en el Exilio de la Transición

“La inteligencia marxista durante décadas viene infiltrando el exilio cubano para fomentar la proliferación de grupos que le mantengan dividido y en pugna unos con otros. Hasta que no salgan de esa trampa y se decidan a aglutinarse como nación bajo la legalidad cubana que es la Constitución de 1940 y el apoyo al gobierno emanado de esa constitución, (no por el capricho de ningún grupo ególatra, sino por mandato de la única ley de leyes de la nación cubana); no tendrán patria y seguirán sometidos a leyes extranjeras. La Constitución de 1940 sigue vigente en la actualidad puesto que no ha sido derogada, o anulada según establece su propio articulado. Y en tanto los cubanos no se unan bajo esa legalidad, estarán haciéndoles el juego a los enemigos de su derecho a vivir en libertad en su patria y fortaleciendo cada vez más la oprobiosa dictadura marxista que ya tiene más de medio siglo, hasta perpetuar la mayor lacra social y degradante que ha conocido la historia de América. Es una vergüenza que tenga que venir a recordárnoslo, un hombre extranjero venido del sufrimiento del marxismo. El polaco Lech Walesa. ¡¡¡Despierta cubano y lucha por tu derecho a vivir libre en tu patria libre y soberana!!!”

Dios, patria y libertad

Comandante José Cal Cotta

Referencias

[1] Radio-Televisión MartíVanessa Ruiz, de Televisión Martí: Entrevista a Lech Walesa