Hay que escuchar a la Constitucion

 

Hablando de Constitucion

Seguimos insistiendo en que cada cubano debe tomarse unos minutos y reflexionar sobre lo que significó y puede significar para el pueblo cubano en un futuro no muy lejano la Constitución del 1940. Muchos de los grupos de opositores, tanto dentro como fuera de Cuba, continúan cometiendo el grave error de ignorar nuestra Carta Magna y están pensando, sin conocer su contenido, en sustituirla n si totalidad aún a Costa de las funestas consecuencias que esto traería para nuestra querida patria.
No muchos se refieren a ella en buenos términos sin tener en cuenta que está sería la única capacitada para implementar el Orden Constitucional a la caída del tirano y de esa forma establecer la división de poderes y garantizar que se cumpla a cavalidad con las aspiraciones de aquellos partidos políticos que aspiren llevar las riendas de nuestro país.
No tenemos otro documento que nos garantice que aquellos culpables de delitos políticos sean juzgados respetando sus derechos; no podemos, de ninguna manera, violar los derechos constitucionales y humanos de aquellos que, de una forma abusiva, atentaron y violaron dichos derechos ciudadanos porque estaríamos actuando gual que ellos.
No podríamos limitar los derechos políticos de aquellos ciudadanos que, reuniendo todas las condiciones requeridas por la Constitución, tengan aspiraciones políticas.
No podemos limitar a los partidos políticos reconocidos e inscritos como tales, a realizar sus actividades como tales. Pero si tenemos que estar alertas sobre aquellos que piensan en implantar sistemas políticos extremos y que piensan en continuar iolando los derechos del ciudadano.
No podemos permitir que impere el anarquismo, el caudillismo de aquellos egolatras que, por un capricho, desean sumergir nuevamente a nuestra patria en la miseria o en una nueva tiranía o entregar nuestro patrimonio a potencias extranjeras. Desde hoy, el Gobierno Constitucional Cubano en el Exilio que representa el mandato Constitucional, rechaza categóricamente todo intento de ocupación ilegal que viole los principios de la Constitución del 1940 aún vigente.
Rechazamos todo tipo de actividad que intente un diálogo directo o indirecto con la tiranía Castro_Comunista que ha violado desde hace 59 años los derechos más elementales de nuestro pueblo.
Alertamos a nuestro pueblo y al exilio a estar atentos a la implantación de un sistema político que no se ajuste nuestras aspiraciones y necesidades como pueblo.
Exigimos la retirada inmediata de la tiranía Castro_ Comunista del poder como principio básico para nuestra liberación y nuestra autodeterminación como pueblo libre.
La liberación de todos los presos políticos en todas y cada una de las cárceles de Cuba.
Que todos aquellos culpables de crímenes de Lesa Humanidad sean presentados ante un tribunal Internacional, juzgados y sancionados según sus crímenes.
Que los poderes Legislativo, Judicial y Ejecutivo asuman su responsabilidad según la Constitución del 1940 para evitar un innecesario derramamiento de sangre o que algún caudillo se alce con el poder y pueda conducir a nuestra patria a una guerra Civil.
Que sean precisada la fecha de las elecciones libres según la Constitución del 1940.
Que las riendas del país se le entreguen al partido ganador de las elecciones libres a través del voto libre y secreto como establece la Constitución del 1940.
Que cada uno de los Ministerios comience a trabajar según lo establecido en la Constitución del 1940..
Si el partido político ganador de las elecciones libres considera pertinente el cambio parcial o total de la Constitución del 1940, deberá regirse por lo establecido n dicha Constitución para llevarlo efecto.
Queremos una patria libre soberana como lo sonó Martí y por la que lucharon nuestros mambises todos aquellos que entregaron sus vidas luchando contra l comunismo n los campos de batalla y frente al paredon.
POR UNA CUBA LIBRE.
QUE DIOS NOS PROTEJA